miércoles, 9 de abril de 2014

ESTRATEGIAS PRÁCTICAS DE ACCIÓN PARA COMBATIR EL ACOSO ESCOLAR (BULLYING).

Parte III


¿POR QUÉ?
¡Porque lo emocional repercute en lo académico! Porque la integridad de un ser humano ES LO PRIMERO. Y porque muchos colegios "invisibilizan" la problemática: "no, en mi colegio no ocurre esto". 


Desde lineamientos generales y una óptica de abordaje global
4 pasos fundamentales:

IMPLEMENTACIÓN SOCIAL
  1. VISIBILIZAR la problemática
  2. NORMALIZAR de que efectivamente SÍ ocurre el acoso escolar.
  3. DIAGNOSTICAR las necesidades en cada colegio o escuelas.
  4. IMPLEMENTAR un plan de acción: Proyectos, talleres, charlas, modificación del currículum escolar, etc.


ESTRATEGÍAS CONCRETAS

Desde la prevención
  1. Cambiar las prioridades. La integridad de un niño es lo primero. No minimizar el fenómeno del bullying. Tendencia clara por muchos a invisibilizar el fenómeno. 
  2. Integrar los temas psico-educativos sobre la diversidad social, los valores, la prevención, causas y efectos del bullying, el clima escolar y el peligro de las etiquetas, en el currículum académico. Por ejemplo, en una casa un niño puede aprender actitudes como son la intolerancia y la burla; será en el colegio el lugar más adecuado donde podrá desaprenderlo.
  3. Entrenar a profesionales tanto profesores como otros dispositivos escolares.
  4. Ser pro-activos con la temática del bullying y la diversidad (no solamente reactivos).
  5. Conceptualizar. Entender la clara diferencia entre un "niño problema", mal usado, y un "niño problematizado", para ampliar nuestra comprensión. Sobre todo, en los docentes y sus molestias por las constantes interrupciones en sus clases por parte de niños "inquietos", que finalmente quedan etiquetados como niños problemas.
  6. Nunca ignorar, nunca justificar, nunca minimizar, nunca tomarlo para el chiste, ante una “jugarreta” de un niño para otro. 
  7. Incentivar la denuncia y reporte de un acto de acoso. Una técnica sencilla podría ser poner cajas con formularios anónimos para este fin. Entablar sistemas de disciplina concretas. En casos extremos y en situaciones inmanejables, está la Ley anti discriminación y la ley de convivencia escolar (los links al final del artículo). Existen diversos centros que abordan el tema de anti discriminación.

Desde la acción
  1. Hacer un diagnóstico del clima escolar. Encuesta anónima, para ver las necesidades que existen en una determinada institución.
  2. Apoyo individual. Son las relaciones afectivas más efectivas que los programas anti-bullying. Se necesita a alguien con quien hablar y en quien confiar: aquí puede ser un profesor, un psicólogo, un orientador o el que esté encargado en esta función.
  3. Apoyo sistémico. Tiene que haber un esfuerzo colaborativo por parte de todos los profesionales de una escuela. Tiene que haber un compromiso compartido. Y si así fuera necesario, reestructurar el sistema de políticas y valores de un determinado colegio, para lograr modificaciones en el ambiente escolar y la cultura del colegio.
  4. Suspender el comportamiento inmediatamente. Puede ser desde la comodidad de tu despacho con preguntas como “¿Qué quisiste decir con eso?” “¿Entiendes que es un término ofensivo el que le dijiste a tu compañero(a)?” (Educar con privacidad) ó "¡En mi aula no se dicen esas clases de cosas!", cuando se da de forma espontánea en una aula masiva.
  5. Reforzar el rol del espectador. Él o ella es también partícipe. Y entender que el miedo efectivamente paraliza. Pero ¡Hay que moverse! Hacer. Los programas sobre el bullying suelen ignorar el papel activo de los espectadores.
  6. Fomentar la participación estudiantil. Incentivar el liderazgo y EMPODERAMIENTO de los alumnos. Que sientan e internalicen que ¡sus voces son escuchadas! Se pueden generar espacios de debates, asambleas, y mesas para discutir estas temáticas, una vez a la semana, cada 15 días o una vez al mes.
  7. ¡Cuidado con estigmatizar! Hay que tener sumo cuidado en etiquetar a los agresores (niños problematizados) y a las víctimas. Esto puede generar rótulos para el resto de sus vidas y aplicable en todo ámbito de cosas. El victimario que quedó con el rótulo de "matón" y sus creencias se refuerzan desde las miradas y dichos pre-juiciosos y castigadores, el muchacho reforzará la idea de que es marginado y malo. Por el contrario la víctima desarrollará una indefensión aprendida por todos estos sucesos. ¡Hay que tener cuidado!
  8.  Consejería y apoyo. Tanto para las víctimas como para los agresores. NUNCA juntos (al menos al principio). Deben darse la empatía y el apoyo, un lugar seguro de contención y no de culpas o castigos. Entablar programas de resiliencia en los afectados.
  9. Entrenar en el manejo de conflictos. Facilitar el entrenamiento de habilidades sociales y el manejo de la asertividad, en charlas y talleres, potenciarlo en las materias de psicologías tanto las obligatorias como las electivas. Esto ayuda, en especial, al bullying relacional.
  10. Enfoque restaurativo. Antes de centrarse en el castigo, hay que enfocarse en las reales causas del por qué se produjo cierto tipo de acoso de un alumno para otro. Redescubrir las causas y los motivos que los llevó a cometer dicho acto considerado ilícito para una institución escolar. 
  11. Utilizar tu mejor juicio para tratar los casos. Cada caso y cada necesidad son diferentes.
  12. Toma pasos para asegurarte el bienestar del alumno.
  13. Haz seguimiento.

LEYES A SABER

Diego Ignacio Almonte
Psicólogo
@Ballpointblue
almonted.ignacio@gmail.com
fb/diegoalmontepsicologo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada